¿Y por qué usa la bici la gente?

Bueno, la respuesta general es complicada de averiguar, pero sí podemos conocer los motivos por que eligen la bicicleta en la comunidad de la Ciudad Universitaria de Madrid, o Campus de Moncloa, donde coinciden instalaciones de la Complutense, la Politécnica, la UNED y una importante cantidad de estudiantes en residencias universitarias y colegios mayores: unas 113.000 personas viven en este entorno o acuden a diario.

El resumen del artículo
El resumen del artículo

Y lo sabemos porque Álvaro Fernández-Heredia, Andrés Monzón y Sergio Jara-Díaz publican un artículo en Transport Research que cuenta las conclusiones de una encuesta entre los ciclistas habituales de Ciudad Universitaria. La edición en papel sale en mayo, pero ya está para descarga. Y no hay sorpresas. ¿O sí?

Lo más destacado del artículo
Lo más destacado del artículo

Los autores indican que además de los factores habituales y de por todos conocidos, los que podemos llamar “racionales” (mejora de la salud, ahorro de dinero, de tiempo…), es muy importante considerar los aspectos emocionales y de percepción a la hora de promover el uso de la bicicleta. Según dicen, aunque los factores “racionales” van claramente a favor de la bici y harían esperar un uso más amplio, hay algún otro factor psicológico o social que se escapa y que hace que el uso de la bici no termine de despegar. Y son esos los que pretenden tratar y analizar a través de este y espero que de futuros trabajos.

Los factores más novedosos de este análisis: estructurales, pero también  subjetivos y "latentes" (por no identificados o reconocidos por los usuarios)
Los factores más novedosos de este análisis: estructurales, pero también subjetivos y “latentes” (por no identificados o reconocidos por los usuarios)

Para mí, lo más interesante de este artículo es el enfoque: se reconoce que los factores emocionales y perceptivos tienen mucha relevancia en la toma de decisiones, también en el transporte. No solo tiene que tener sentido económico o sanitario coger la bici: tiene que apetecer usarla, y los usuarios han de sentirse seguros.

Los autores agrupan todas las variables y modelan la intención de usar la bicicleta con arreglo a una serie de factores, tanto a favor como en contra de su uso. Los resultados del análisis indican lo siguiente:

  • Hay diferencias muy grandes en la percepción de la bici entre los usuarios y aquellas personas que nunca han cogido una bicicleta. Así, los autores recomiendan que se anime a la gente a probar la bici en uso real, porque seguramente una prueba ayudaría a vencer muchas resistencias.
  • Entre los usuarios, no parece que el estado físico (lo que llaman physical determinations) se perciba como barrera: siempre según opinión de sus usuarios, la bici no parece exigir estar muy en forma para empezar a usarla.
  • Globalmente, los factores más importantes que contribuyen a usar la bici son:
    • La comodidad (eficiencia en tiempos, flexibilidad);
    • Otros factores que los autores etiquetan pro-bike, como economía, ecología o salud, con menor influencia;
  • Los factores por los que se declara menor disposición a usar la bici son:
    • Las restricciones externas, como el posible vandalismo o robo de las bicis y la seguridad percibida;
    • Con mucha menor influencia, la orografía, el clima y la falta de instalaciones adecuadas.
Factores de influencia en la decisión de uso de la bici, ponderados según su importancia
Factores de influencia en la decisión de uso de la bici, ponderados según su importancia

La recomendación de los autores, a la vista de estos datos, se resume en dos frases. En primer lugar, hay que animar a la gente a probar la bici, porque una vez lo han probado, la percepción es mucho mejor. (Si estás leyendo esto, anímate, que se puede).

Y en segundo, aunque los usuarios agradecen que existan infraestructuras de apoyo (vestuarios, etcétera), lo que parece verdaderamente importante es evitar robo y vandalismo con la existencia de lugares adecuados para aparcar las bicicletas, algo que afortunadamente es barato y sencillo de resolver.

Así que si gestiona usted un centro educativo o de trabajo, quizá sea muy fácil animar a sus estudiantes y trabajadores a coger la bici y reducir esos horribles atascos que quizá sufra. Es cuestión de voluntad más que de dinero.