Fallados los premios europeos de movilidad sostenible: premio a Rivas-Vaciamadrid

El logo de la inciativa
El logo de la inciativa

El día 24 de marzo se fallaron los premios europeos de movilidad sostenible 2013 (SUMP, Sustainable Urban Mobility Plan) que forman parte de la iniciativa Do the Right Mix de la Comisión Europea (algo así como “consigue el mejor reparto”, una especie de broma no muy graciosa con el reparto modal). Bueno. Lo intentan.

El premio al ganador son 10.000 euros, que para el presupuesto de una ciudad no son gran cosa, pero pesa también el prestigio. Y seguro que al cuerpo técnico de Rivas-Vaciamadrid le habrá gustado que se reconozca su labor, además de los beneficios que disfrutan ya sus ciudadanos. Los otros finalistas han sido la ciudad de Vitoria-Gasteiz. de la que ya hemos hablado alguna vez, y Estrasburgo, en Francia.

En la página de los premios pueden consultar el extracto de las iniciativas tomadas por cada ciudad, que al final es de lo que se trata. De Rivas-Vaciamadrid el jurado destaca que han sabido integrar a los distintos grupos sociales en las iniciativas que han desarrollado, y que han creado grupos intersectoriales con los que tratar cada necesidad. Destacan como intervenciones concretas el programa Rivas Viva para fomentar la salud general de la población, y el de caminos escolares seguros para animar a los escolares (¡y a sus padres!) a caminar de casa al cole.

Los otros finalistas también tienen cosas que contar.

De Vitoria, el jurado elogia lo bien compaginadas que están la planificación urbanística y la del transporte público. Destacan que a pesar de ser una ciudad compacta, hacen esfuerzos porque todos los barrios dispongan de buena accesibilidad. La iniciativa más destacada por su candidatura ha sido la creación de “supermanzanas” en los nuevos barrios (superblocks), un concepto urbanístico de agrupación de edificaciones para reducir el tráfico a motor en las zonas residenciales y de estancia. (La pega, no obstante, es que es difícil y caro montar supermanzanas cuando las construcciones ya están hechas, algo que reconoce la propia candidatura).

Y en cuanto a Estrasburgo, el jurado destaca la pluralidad de sus intervenciones, que tienen en cuenta los aspectos sociales, económicos y ambientales del transporte y de la planificación urbana. También comentan que es buen ejemplo de integración territorial sus relaciones con la vecina ciudad de Kehl, en Alemania, que pertenece a su zona de influencia a pesar de la frontera.

La iniciativa más interesante que presenta Estrasburgo es la actualización del sistema tarifario de su transporte público, ajustando las tarifas de acuerdo con el nivel económico de los usuarios. Han conseguido incrementar el uso del transporte público casi un 20% al año y a la vez aumentar la recaudación un 16%, cosa que suena estupenda. (Quizá alguna ciudad española podría tomar nota).

Como ven, todos presentan cosas interesantes, pero me parece que Rivas-Vaciamadrid se ha llevado el gato al agua porque intenta implicar a su población en la toma de decisiones, a través de grupos o asociaciones. O al menos eso es lo que le han vendido al jurado (si nos lee alguien de Rivas-Vaciamadrid, agradeceremos que comente si esto es real). Si esto es así, es muy poco habitual en los ayuntamientos de este país. ¡Gracias, y enhorabuena!