Madrid: la bici pública, BiciMAD, ¿es cara o barata?

Estos días se han leído y escuchado algunas críticas al inminente sistema de bici pública de Madrid, BiciMAD, cuya web aún está en lanzamiento. Una de las más comunes remite al coste: en una época de crisis, dicen algunos, no estamos para gastar dinero en esto. Ni un céntimo.

"No nos moleste, estamos demasiado ocupados para mejorar".
“No nos moleste, estamos demasiado ocupados para mejorar”. Imagen de Hakan Forss.

Si quieren saber más sobre BiciMAD, hay mucho y bueno. En En bici por Madrid tienen una extensa serie de artículos sobre el sistema, su funcionamiento, las estaciones, las actuaciones adicionales del Ayuntamiento y casi todo lo que necesiten conocer para el día a día. Isabel Ramis, en Muévete en bici por Madrid, hizo un listado de lo publicado en prensa. Fernando Martín hace un breve análisis de sus tarifas en Universo Bici. Y en Ecomovilidad.net hizo Joan Valls un análisis del contrato de adjudicación que informa del precio máximo que pagará el Ayuntamiento, las empresas que se presentaron y sus particularidades, las posibles ampliaciones y los detalles del lote en el que se adjudica este servicio.

Aquí nos vamos a centrar en los costes para el Ayuntamiento de Madrid.

El Ayuntamiento agrupó en el lote 5 de la subasta la concesión del servicio de vallas de la ciudad y el de la bici pública. La concesión definitiva se produjo por unos 25 millones de euros en 12 años, ampliables hasta 37,5 si se opta por extender el servicio, lo que con IVA son unos 45 millones. Esto, para las bicis y las vallas y a 12 años, insistimos, no solo para las bicis.

Calculando por lo alto, y obviando que parte de ese dinero va para las vallas, son 3,78 millones anuales; el primer año, el Ayuntamiento declara haber invertido 5 millones, por el desembolso inicial. ¿Es caro o barato? Comparemos.

El presupuesto del Ayuntamiento de Madrid es un documento público fácil de encontrar. También es muy extenso, pero hay un cuadro resumen. En 2014, el total de gastos previsto es de aproximadamente 5.091 millones de euros.

Presupuesto consolidado Ayuntamiento de Madrid, 2014
Presupuesto consolidado Ayuntamiento de Madrid, 2014

Los 3,78 millones de euros previstos anualmente frente a 5.091 son el 0,07% del presupuesto total del Ayuntamiento. Los 5 millones que se gastarán en bici pública en 2014, el 0,10%. ¿Es mucho? ¿Es poco? ¿Sería mejor destinarlo a otras actuaciones?

contratos integrales
Presupuesto de Madrid: área de Medio Ambiente y Movilidad, gastos previstos para 2014

El Ayuntamiento declara que invertirá, solo en 2014, 8,5 millones de euros en semáforos y en el Centro de Control de la Movilidad, y 42,6 en señalización y parquímetros. En total, 51 millones de euros, es decir, diez veces lo presupuestado para un año de bici pública y más de lo que cuesta el contrato de bici pública en 12 años. ¿Es mucho o poco?

parquimetros
El Ayuntamiento invierte 30 millones en parquímetros

En prensa aparece hoy que el Ayuntamiento va a sustituir 4.500 parquímetros por un importe de unos 30 millones de euros, seis veces lo que cuesta un año de bici pública. ¿Es mucho o poco?

No vamos a mencionar lo que se ha gastado el Ayuntamiento en publicidad de actos más o menos acertados, como notablemente la candidatura a las Olimpiadas de 2020, porque nos daría vértigo comparar.

La función de la bici pública en Madrid va a ser sobre todo animar a la gente a usar la bicicleta, dar a los ciudadanos la oportunidad de probarla, hacerla habitual y así facilitar que el resto de usuarios de las vías se acostumbren a su presencia y hagan más seguro su uso. Por el coste del servicio para el usuario, parece que si uno va a usar la bici con frecuencia, le saldrá más a cuenta comprarse una particular. Pero al final, de una forma u otra, se busca que una cantidad de madrileños abandone el coche para sus desplazamientos privados.

Y si ese el objetivo de esta intervención, sea con una bici alquilada, con la bici que muchos madrileños guardan en el trastero o con una nueva, resulta menos relevante el precio de uso para el ciudadano. Ya se ha mostrado que quien prueba a usar una bicicleta y vence la fricción inicial, suele repetir y recomendarlo. Si gracias a BiciMAD se anima a probar una cantidad importante de personas, el efecto esperable es que se venzan muchos miedos.

Si se logra ese objetivo, Madrid será una ciudad más agradable para sus ciudadanos. Para quienes quieran ir en bici y para quienes no, porque menos coches y más bicis significan menos ruidos, gases tóxicos y atascos. Y a un coste que parece razonable, si nos ponemos a comparar.