Guía breve de seguridad: cómo usar la bici en ciudad

Alguien preguntó en Quora qué podía hacer para circular en bici con seguridad en ciudad, y salió una guía breve pero relativamente completa de qué hacer y qué no hacer para usar la bici sin miedo en ciudad. Si no os apetece leerla en inglés, os la traduzco al castellano. Seguro que faltan millones de cosas, pero la intención es que sea breve.

Evitar el accidente

No hay mucho que se pueda hacer para salir bien parado de un accidente. Se puede llevar casco o usar vestimenta de seguridad -un mono como los de motocicleta, por ejemplo- pero eso no resulta nada cómodo. Así que la idea debe ser evitar el accidente. Y debería ser fácil: desplazarse en bici en Europa es seguro, más o menos igual que caminar.

Ten la bici a punto

Esto debería ser obvio, pero parece que no lo es. La mayoría de accidentes de ciclistas en soledad ocurren porque algo no funciona como debería en la bicicleta: frenos sueltos, cadenas que se sueltan y te hacen tropezar, cubiertas demasiado desgastadas y que resbalan, tijas del sillín mal apretadas, luces que se quedan sin pilas. 

Conviene tener a bici siempre a punto: tres o cuatro revisiones al año y cuando algo no funcione.

Lleva la ropa que quieras

Puedes ir en bici casi con cualquier cosa, desde un bañador hasta con traje o un vestido elegante. Lógicamente, es preferible ir adaptado a la temperatura que haga para no pasar frío ni calor y, si llueve, algo impermeable. Pero hay un par de precauciones elementales.

En los pies, es preferible evitar las chanclas (o sandalias, o flip flops, o como las llames) y cualquier calzado que se te pueda desprender. Los cordones, por favor, bien atados porque los cordones sueltos se pueden enganchar.

Y si llevas falda, mejor que sea corta o se podría enganchar en la cadena o las ruedas traseras. Si quieres llevar falda larga, hay protectores de rueda y cadena para que eso no pase, y un truco para sujetarla con una goma que parece que funciona, pero acuérdate, por favor.

Mantente alerta

Muchos accidentes de ciclistas en soledad ocurren por distracciones. Hay que estar alerta: mira y piensa por dónde vas. El uso de cascos/audífonos puede ser peligroso y está prohibido en muchos países. Y, por favor, no uses el teléfono mientras vas en bici.

Sin embargo, lo más peligroso que te podría ocurrir es tener un accidente con otro vehículo a motor, sobre todo un vehículo pesado. Puedes evitar este tipo de accidentes: sigue leyendo.

Usa carril bici, si lo hay

En tu ciudad posiblemente habrá alguno de estos. Si están bien diseñados, los carriles bici suelen ser más seguros que la calzada. Aún así, hay que tener cuidado con algunos cruces. Hablaremos de cruces más adelante.

Normalmente tampoco son de uso obligatorio y puedes circular por la calzada si lo prefieres, aunque eso depende de tu Ayuntamiento.

Hazte ver

Lleva luces si está oscuro: si se está poniendo el sol, o si llueve. El resto de usuarios tienen que poder verte. No lo harán si no llevas luces. No se trata de ver, sino de que te vean.

Hay quien opina que se puede usar un chaleco de emergencia, pero no creo que sea necesario si llevas luces decentes. “Decente” significa que sean visibles como mínimo a 300 metros y en un ángulo amplio, también desde los lados. Y también deberías llevar reflectantes delanteros, traseros, laterales y en los pedales. No cuestan casi nada: merecen la pena.

Sé predecible

No hagas eses: en la calzada, circula en línea recta dentro de tu carril y no hagas giros inesperados. Señala tus cambios de dirección: es fácil, amable y servirá para que los demás sepan a dónde vas.

¿No sabes cómo se hace? Solo hay tres señales y son bien fáciles:

Una chica señalando un giro a la izquierda - imagen de Wikipedia
Una chica señalando un giro a la izquierda – imagen de Wikipedia
  • El brazo extendido hacia un lado o el otro significa que vas a girar en esa dirección.
  • Para girar a la derecha, puedes doblar también el brazo izquierdo en ángulo de 90º, levantando la palma.
  • El brazo hacia el suelo hacia un lado o el otro significa que te vas a parar (en uno u otro lado).

Si prefieres ver más fotos, en Ciudadano 0,0 las tienen.

No circules por la acera

En las aceras (o veredas, o banquetas) habitan los peatones. Estas criaturas se mueven lenta e impredeciblemente en sus dominios. No esperan que haya bicis, así que se detienen a mirar escaparates y entran y salen repentinamente de los portales. Podrías alcanzar a uno en cualquier momento, así que tendrías que circular muy despacio y cambiar constantemente de trayectoria para no atropellarles.

No circules por la acera. No es más seguro y es mucho más lento e incómodo que circular por carril bici o por la calzada. Y además no molestarás a nadie.

Cuidado con los cruces

Hay que usar el sentido común. En los cruces, los demás usuarios deberían seguir las reglas y cederte el paso cuando corresponda, pero a veces no lo harán. Puede ser porque no te hayan visto o porque no se esperaban una bici.

Si eres bien visible (luces y reflectantes), te quitas un problema. Y si no se esperaban una bici, puede ser que estuvieras haciendo algo no del todo bien.

En algunos cruces (mal diseñados) los carriles bici atraviesan la calzada igual que los pasos de peatones, sin semáforos ni otras señales para que los coches adviertan que pueden cruzar bicicletas. Cuando cruces por ahí, detente y circula a velocidad de peatón o, aún mejor, bájate de la bici y camina. Los coches suelen esperar que haya peatones, y puede que no reaccionen a tiempo si intenta cruzar una bici a 10 Km/h.

(Si eres urbanista o técnico de tráfico y lees esto, por favor, recuérdalo al diseñar carriles bici y no pongas en peligro a los pobres ciclistas; muchos no se acordarán de reducir la velocidad a paso de peatón y vendrán los atropellos. Ya está pasando en Vitoria o en Valencia. Planifica bien las intersecciones).

A veces, aunque lo hayas hecho todo bien, habrá conductores despistados o que metan la pata. Es raro, pero puede ocurrir. Es preferible estar listo para detenerse o cambiar de trayectoria si alguien parece no hacer las cosas como es debido.

Si vas por la calzada, usa todo el carril

Normalmente circularás por el carril más a la derecha si hay varios, salvo que vayas a girar a la izquierda. Dentro de tu carril, circula por el centro. Mantén una distancia de 1,5 metros con los coches aparcados, para que no te den un portazo, y así los conductores te verán perfectamente y les recordarás que tienen que guardar la misma distancia al adelantarte.

Los conductores en ciudad deberían cambiar al carril contiguo para adelantarte, e incluso pueden pisar la línea continua e invadir el contrario para respetar la distancia de seguridad. Otra cosa es que lo sepan, o se acuerden.

Con respecto a los autobuses, camiones y vehículos largos y pesados: quédate siempre o delante, o detras de ellos, pero nunca a su lado. Ni en parado ni en movimiento. Estos vehículos tienen puntos ciegos laterales, y sus conductores no te verán si te quedas a un lado. Además, ocupan mucho espacio al girar y podrían tirarte al suelo. 

¿Se os ocurre algo más? Quizá la mejor idea para poner en práctica todo esto es acudir a la organización ciclista de tu pueblo o ciudad, o a tu ayuntamiento. Hay muchos cursillos e iniciativas de acompañamiento para ciclistas que empiezan.

La clave está en prevenir. Es sencillo. ¿Te animas?

  • Millán

    Estoy de acuerdo con todas las medidas comentadas, pero me permito añadir una técnica extra que uso desde hace tiempo: mirar a los ojos a los conductores que se acerquen de frente o por los costados en cruces y rotondas.

    Al hacerlo, te darás cuenta de si te han percibido o no. Incluso podrás ver si te han visto… ¡y aún así piensan ignorarte!

    Es muy útil, porque al ver que los miras directamente, te respetan más, y puedes avisar con más eficacia de tu maniobra (seguir recto, girar por otra calle, etc.)

    En el caso de que el conductor nos vea y, aunque tengamos la prioridad, decida no cedernos el paso, es mejor frenar y dejarlo pasar dedicándole una mirada de superioridad y reproche.

    Saludos.

  • Millán

    Estoy de acuerdo con todas las medidas comentadas, pero me permito
    añadir una técnica extra que uso desde hace tiempo: mirar a los ojos a
    los conductores que se acerquen de frente o por los costados en cruces y
    rotondas.

    Al hacerlo te darás cuenta de si te han percibido o no. Incluso podrás ver si te han visto… ¡y aún así piensan ignorarte!

    Es muy útil porque al ver que los miras directamente te respetan más, y
    puedes avisar con más eficacia de tu maniobra (seguir recto, girar por
    otra calle, etc.)

    En el caso de que el conductor nos vea y, aunque tengamos la prioridad,
    decida no cedernos el paso, es mejor frenar y dejarlo pasar dedicándole
    una mirada de superioridad y reproche.

    Saludos.

  • Pingback: ¿Se puede ir en bici sin casco?()

  • Pingback: ¿Protege el casco de bici de heridas graves?()

  • Pingback: ¿Hay que llevar luces en la bici? ¿Y chaleco reflectante?()

  • Pingback: Opinión: bicicletas por las aceras en Logroño - mejor en bici()