Palabras clave: multas

¿Qué luces debo llevar en bicicleta? ¿Y chaleco?

Cada tarde vemos decenas de personas que alegremente circulan por ahí sin luces en sus bicicletas. Y de noche, ser visible, que es para lo que sirven las luces, es una medida imprescindible de seguridad.

Hay que hacerse visible. Pero tampoco es necesario parecer un árbol de navidad. Os contamos cómo está la legislación en España sobre uso de luces, prendas y chalecos reflectantes en bicicleta.

¡Se trata de que te vean!

Imagne: https://pixabay.com/es/ciclista-noche-caballo-bicicleta-20309/
¡Te tienen que ver! ¡Así no! Imagen de Pixabay.

En las ciudades suele haber farolas, así que no se llevan luces para ver: son para que te vean los conductores y el resto de usuarios. De noche, se te tiene que ver desde una distancia de 150 metros, como mínimo.

Se ve incluso gente que va por la ciudad con casco pero sin luces, lo que no deja de ser un tanto absurdo: si no te ven, puedes sufrir un atropello, y el casco puede que alivie parte de las heridas pero no te lo va a evitar.

Por tu seguridad, ponte luces. El casco, en mayores de 15 años, es opcional en ciudad, pero las luces pueden evitarte un accidente. Úsalas.

Las luces son obligatorias: te pueden multar

Además, en España el uso de luces y reflectantes es obligatorio para bicicletas, cuando la visibilidad es mala, por la noche y al entrar en túneles. Pero la normativa, y las condiciones exactas, una vez más, son confusas, y la DGT no ha ayudado demasiado a aclarar el lío.

En general, las multas por no usar alumbrado son de 80€, y por no usar prendas reflectantes cuando son necesarias, de 200€.

En ciudad, reflectante trasero y luces de posición

En ciudad, salvo que la normativa de la ciudad sea más exigente, y según el Reglamento General de Vehículos, las bicicletas deben llevar:

  • Reflectante (catadióptrico) trasero de color rojo, que no sea de forma triangular
  • Luz de posición blanca (delantera)
  • Luz de posición roja (trasera)

Cuando te compres una bici para ciudad, asegúrate de que lleve al menos estos tres elementos, porque antes o después te van a hacer falta. Si no los trae, son baratos de adquirir.  Cómpratelos y úsalos. 

Estos elementos de visibilidad han de usarse “para circular de noche, por tramos de vías señalizados con la señal de «túnel» o cuando existan condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan sensiblemente la visibilidad”, dice el Reglamento.

Opcionalmente, y de forma recomendable, pueden llevar reflectantes blancos o naranjas en los pedales y en los radios.

Fuera de ciudad: lo anterior, y prenda reflectante

Si vas a salir de la ciudad y circular por carretera, además del casco, la Ley de Tráfico y Seguridad Vial obliga a usar alguna prenda reflectante cuando se deba utilizar alumbrado, además de lo ya exigido en ciudad. Esta prenda reflectante debe estar homologada.

¿Y el chaleco reflectante?

Pues no: el uso de chaleco reflectante no es obligatorio. Ni en ciudad ni en carretera. Ni de día, ni de noche. Lo que dice la norma es que en carretera, y cuando hace falta alumbrado, hay que usar también alguna prenda reflectante, que debe estar homologada y ser visible a 150 metros. Pero no tiene que ser, necesariamente, un chaleco.

¿Y qué prendas están homologadas? En Ciclismo a Fondo se hacen la misma pregunta y tenéis ejemplos de los elementos que están, y no, homologados: hay también maillots y mochilas, además de chalecos, que también puedes usar aunque no sea la opción más cómoda.

¿Es buena idea usar chaleco también de día, o en ciudad? Pues si te apetece, úsalo, pero si circulas de forma predecible y por el centro del carril, o por vías ciclistas -de haberlas-, no debería ser necesario. Y no te pueden multar por no usarlo en ciudad. Sigue

Logroño: ¿se puede o no circular en bici por Portales y las calles peatonales?

Hemos sido noticia los ciclistas de Logroño por la bicicletada del sábado 17 de abril, convocada para denunciar la incongruencia del Ayuntamiento de Logroño al comenzar a multar por circular en bici en Portales. Vamos a contar simplemente los hechos para que se comprenda por qué llevamos semejante cabreo.

Las promesas

Allá por diciembre de 2012, el actual concejal de Interior y portavoz del consistorio, D. Miguel Sáinz, comunicaba en rueda de prensa la modificación de la Ordenanza de Convivencia para, citamos,

“…permitir la circulación de los ciclistas en doble sentido por las calles peatonales”

…y estamos pegando de la nota de prensa del Ayuntamiento.

Captura de la página del Ayuntamiento en que se anunciaba la medida.
Captura de la página del Ayuntamiento en que se anunciaba la medida.

En efecto, el Ayuntamiento cumplió en parte su promesa y en marzo de 2013 modificó la famosa ordenanza, que quedó con esta redacción.

La modificación de la ordenanza cívica de Logroño en lo que concierne a uso de calles "peatonales".
La modificación de la ordenanza cívica de Logroño en lo que concierne a uso de calles “peatonales”.

Atención a eso de “señalizadas”. Señalizadas, ¿pero cómo? Sigue

Francia: más multas para ciclistas, pero de menor cuantía

Volvemos a mirar a Francia, ese país que admite giros ciclistas a la derecha en sus ciudades y que ha decidido autorizar pago de desplazamientos a los trabajadores que acudan en bicicleta a sus puestos, porque lanzan otra buena idea. Al menos sobre el papel.

En noviembre de 2012 comenzó en Estrasburgo un periodo de prueba de multas a precio reducido para ciclistas, otro ejemplo de adaptación de la normativa a las particularidades de este vehículo. Lo cuentan en Rue89 Strasbourg, donde también explican si funcionan o no. (Spoiler: parece que sí funcionan, pero no son el único factor con influencia).

"Las multas reducidas, ¿funcionan o no?" en Rue89 Strasbourg.
“Las multas reducidas, ¿funcionan o no?” en Rue89 Strasbourg.

En lugar de los 90 € que pagan otros conductores, las multas reducidas a ciclistas tienen un coste de 45,60 € y se aplican a varias infracciones del Code de la route francés (su ley de tráfico):

  • Saltarse un semáforo en rojo o una señal de stop
  • Circular en sentido prohibido
  • Circular bajo los efectos del alcohol
  • Usar teléfono móvil
  • Circular en zona peatonal en horas no autorizadas
  • No ceder el paso a un peatón

En Estrasburgo achacan a los nuevos precios un aumento en el número de multas impuestas, una reducción en la cantidad de accidentes con ciclistas, de 108 en 2012 a solo 67 en 2013, y sobre todo una caída del 18% en la cantidad de accidentes en que los ciclistas son responsables, según citan en Libération. O al menos eso dicen la policía municipal y el Consejo Nacional francés de Seguridad Vial (CNSR), que ha recomendado extender el programa al resto del país. Faltan por valorar cuestiones jurídicas para que la medida se pueda adoptar, según Le Monde.

Las asociaciones ciclistas le quitan importancia, puesto que también se han abierto nuevas vías ciclistas y es difícil restringir las causas de la siniestralidad a una única intervención. Sigue

De multas: ¿se persiguen los adelantamientos indebidos a ciclistas?

Hace poco hablamos de normativa y de qué se puede hacer por adaptarla a los ciclistas. Y hoy hablamos de qué pasa cuando una normativa no se hace cumplir.

El señor Daniel Maldonado -a quien no conocemos, pero nos gustaría- tuvo a bien pedir a la DGT un informe de las multas impuestas por no respetar la distancia de seguridad al adelantar un ciclista. Lo hizo a través de la recomendable plataforma Tuderechoasaber, una iniciativa para solicitar acceso libre a datos públicos impulsada por Access Info Europe y Civio.

Y esta es la amable respuesta de la DGT, que atendió la petición.

Multas 2001-2014 por no respetar distancia de seguridad a ciclistas en España. Fuente: DGT a través de Tuderechoasaber.
Multas 2001-2014 por no respetar distancia de seguridad a ciclistas en España. Fuente: DGT a través de Tuderechoasaber.

Total, unas 70 multas anuales, una cifra realmente baja. La cifra de 2014 no incluye los meses de noviembre y diciembre.

Como bien sabrán nuestros lectores, en vías interurbanas hay que respetar una distancia de 1,5 metros al adelantar a un ciclista. Es una cuestión que provoca muchas dudas y quejas entre conductores y cuyo cumplimiento es escaso, según indican muchos ciclistas de carretera. Aprovecharemos para recordar que los coches pueden pisar la línea continua para rebasar a un ciclista siempre que no venga nadie en sentido contrario y no se cree una situación de peligro.

La cosa es tan grave que la Asociación de Ciclistas Profesionales (ACP) ha pedido expresamente que se vigile con guardias civiles en bicicleta, y que se diseñe un instrumento para calibrar la distancia que deja el conductor al pasar al ciclista.

1m50: símbolo de la iniciativa 1m50.
Pegatina de la iniciativa 1m50. Derechos reservados.

Parece que es el momento de hacer cumplir esta normativa. Si no, solo será un papel de nula utilidad. Pongan multas o no por ello, tengan cuidado al volante: cada ciclista es una vida. 

A los ciclistas también hay que pedirles que cumplan las normas. Pero también son muchos los conductores que las incumplen; la diferencia es que los coches pueden matar y los ciclistas pueden morir. Ténganlo en cuenta.

Cambridge: multas “retornables” por ir sin luces

Cambridge, en Inglaterra, es considerada una ciudad modelo en uso de bicicleta, al menos para lo que corre en el Reino Unido. Quizá ayude su pequeño tamaño, o que más o menos el 25% de la población es estudiante, o que tienen una veterana asociación en funcionamiento, o -seguramente- más factores.

Bicicletas aparcadas en la estación de Cambridge
Bicicletas aparcadas en la estación de Cambridge. Imagen de Stephen McKay.

Para los ayuntamientos, lo mejor de tener asociaciones solventes es que pueden aportar ideas estupendas. Y la Cambridge Cycling Campaign tuvo una que resuelve el problema de los ciclistas que circulan sin luces. Es tan fácil y barata que duele.

La policía de Cambridge preparaba cada otoño una campaña para avisar y multar a los ciclistas sin luces, pero no estaba dando los resultados deseados. Hay gente que se siente amenazada por la policía, y en general a nadie le gusta ser apercibido ni menos aún recibir una multa, aunque se merezca y sea por desconocimiento. Y una campaña de concienciación pública cuesta un buen dinero.

Para evitar que se percibiera como una campaña coercitiva, en 2011 se recurrió a la alternativa de regalar juegos de luces, algo más barato que una campaña en medios, pero eso significaba premiar con luces a los ciclistas que no cumplían las normas, además de suponer un coste para el Ayuntamiento. Y las luces se agotaban enseguida, con lo que el alcance era escaso.

En 2012 se les ocurrió una idea excelente: la “multa retornable”, o como lo llaman en inglés, “the lights instead of tickets initiative”. Es sencillísimo: si vas sin luces, la policía te pone la multa que corresponde, pero si solventas la situación en menos de un mes, te la cancelan. Es facilísimo: se va a comisaría con el recibo reciente de unas luces, se comprueba si es preciso que se han instalado, y se cancela la multa. Hay más información en inglés en la web de la Cambridge Cycling Campaign.

Desde el punto de vista legal, se aprovecha un programa inglés de subsanación de defectos en vehículos, así que quizá en España no se podría aplicar de la misma forma. Ellos mismos lo resumen: Sigue